Artículos 5

Published on agosto 13th, 2015 | by Rufo

1

Hasta pronto Rey de la Soleá

 

Aun sigo sin encontrar las palabras exactas para despedirme de Canela de San Roque. Sigo conmocionado y realmente creo que no soy consciente de su partida, de que no lo volveré a escuchar. No se por donde empezar. Quizás lo más sencillo sea decir que él era mi cantaor favorito, el mejor cantaor que mis ojos vieron y mis oídos escucharon. Hay muy pocos artistas que me hayan gustado más cantando en directo que en disco, pero Canela era así, cuanto más cerca estabas mejor cantaba.

Jamás se le dio el sitio que por calidad artística le correspondía, bueno, para ser justos los buenos aficionaos si que lo hicieron, y creo que últimamente a pesar de la fatídica enfermedad se encontraba en su mejor momento. Cada día cantaba mejor. Alejandro Segovia Camacho vivía flamenco, su vida giraba entorno a esa única forma de expresión. Su verdad era absoluta y su amor por el arte jondo era incorruptible. Esto se reflejaba en su manera de cantar y sobre todo en su poder de transmisión.

Me vienen muchos recuerdos a la cabeza, como la primera vez que lo escuché en directo, fue en Almachar (Málaga). Quedé realmente sorprendido, no había escuchado nada igual sobre un escenario. Desde entonces me hice incondicional de su arte. Es curioso que la primera reseña/crónica/crítica que hice fue precisamente la de aquel espectáculo, él inspiró mi primer texto flamenco. Tampoco olvido mi primera reunión con él. Fue en Algeciras, tras la presentación del espectáculo “Herencia”de su hijo José. La borrachera de arte fue épica, pero sobre sentí la profundidad y el sentimiento del verdadero flamenco, el de las casas cantaoras. Allí estaba toda su familia cantando, tocando, jaleando, llorando…Algo indescriptible, rituales casi extintos salvo en ciertos núcleos geográficos. Así era él y así es su familia.

A pesar de la repercusión mediática de su partida, creo que el mundo del arte jondo no es consciente de la magnitud cantaora de Canela. A veces sin profundizar en exceso en un análisis exhaustivo caemos en el tópico de “un fiel continuador de las formas maireneras”. Canela era mucho más que eso. En primer lugar porque todo lo que recogía de Mairena lo llevaba a su terreno, y principalmente porque no sólo fue seguidor del genio de los Alcores, sino de todo lo bueno. Brillaba especialmente cuando se acordaba de Mojama y Perrate, o del mismo Camarón. ¿Que decir de todo el legado artístico del Campo de Gibraltar? Sólo había que escucharlo por fandangos de Juaquín de La Línea o El Chato Méndez. Canela era mucho más que un continuador de las formas de Mairena, principalmente porque sus condiciones eran otras. Aunaba un registro melódico que pocos cantaores en la historia han tenido, quizás Mojama y Porrinas de Badajoz. Unos bajos y unos altos casi inalcanzables para el resto de los mortales que le permitían jugar y mecer el cante para asestar la puñalada precisa. Cantaba con la cejilla en el 9 si era necesario, pero es que se la ponías al aire y cantaba también. Una caja de música a la que hay que sumar un eco gitanísimo y un conocimiento enciclopédico. Para muchos, entre los que me incluyo, el mejor soleaero de los últimos años. Pero es que por seguiriyas, fandangos, bulerías o romances te mataba. O por tarantas y malagueñas. Todo lo cantaba bien.

Como te vamos a echar de menos amigo. Recuerdo con mucha emoción una llamada que recibí de José, su hijo, diciéndome que su padre quería saludarme, me quedé helado. Estuvimos hablando de cante, de tantos gustos como compartíamos y me decía una otra vez que tenía ganas de verme y de echar un ratito de arte y charla conmigo. Lo cierto es que me alegró el día de una manera inmensa, porque es una persona a la que yo admiro sinceramente. Habíamos estado juntos un montón de veces, pero soy de esos tipos que no me gusta atosigar a los artistas, más bien sentarme cerquita y poner el oído, por esa timidez mía quizás me arrepiento de no haber sido su amigo antes. Sólo tuvimos una ocasión de encontrarnos tras esa llamada y fue en la presentación del primer disco de su hijo José en el Círculo Flamenco de Madrid. Charlamos como si de toda la vida nos conocieramos, me empapé de él todo lo que pude y sobre todo me emocioné profundamente con su cante aquella noche que guardaré imborrable en mi memoria.

¡Joder como te vamos a echar de menos Tío Canela! Especialmente tu familia, para los que eras un Dios en vida. Nadie sentía más el flamecnco que tu, quizás igual, pero más imposible. Cuentan las leyendas que muchos cantaores históricos murieron cantando, yo no lo se, pero tu así lo hiciste, te despediste como mejor te expresabas. Te recordaré siempre amigo. Gracias por tu arte.

 

 

Tags: ,


About the Author



One Response to Hasta pronto Rey de la Soleá

  1. Jesús says:

    No tuve el placer de verlo en directo, pero tanto Lalo su guitarrista y sobrino como su entrañable amigo José Luis Palma me mostraron como era en su arte y solo quiero decir que me quedé con las ganas de darle un ole y un abrazo. Descanse en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Back to Top ↑

  • Eventos

    • No hay eventos
  • Vídeo del día

  • Síguenos